6 formas de ser feliz a solas

6 formas de ser feliz a solas

Todos pasamos algún momento a solas, pero hay quienes esos lapsos de tiempo les resultan más difíciles que a otros, a pesar de que estar a solas tiene sus beneficios entre los que se encuentran: disminuir el estrés, aumentar nuestra creatividad y mejorar nuestra concentración.

Actualmente nuestro estado normal es el de la estimulación constante; vivimos en una cultura de ocupación en la que estamos en constante movimiento, e incluso le hemos dado un significado a estar ocupado, por lo que cuando estamos solos podemos desencadenar ansiedad, miedo, y el pensamiento de que nuestras vida carece de sentido.

En estudios recientes, realizados por la Universidad de Virginia, se pidió a diferentes sujetos pasar 15 minutos a solas, sin distracciones. Menos de la mitad de ellos dijeron que disfrutaron de ese momento, mientras que otra parte, prefirió distraerse con la única opción que tenían permitido: una descarga eléctrica.

Puede ser que la mente haya evolucionado a comprometerse con el mundo exterior, y que en ausencia de cualquier estímulo externo, ahora resulte difícil concentrarse en los pensamientos internos.

Estar a solas no es lo mismo que estar solo. Si bien, la soledad plantea riesgos graves para la salud, una cierta cantidad de tiempo a solas puede ser muy beneficioso. Tenemos que entender la diferencia entre el tiempo dedicado a estar a solas, sensibilizando nuestra consciencia y el verdadero aislamiento.  Como seres humanos somos tribales y de ahí surge la necesidad de tener relación con otras personas, pero cuando las personas aprenden a estar solas con sus pensamientos tienden a sentirse menos solas.

A continuación, enumeramos 6 formas de ser feliz a solas

Comienza con poco. La capacidad de estar solo es una habilidad que se aprende. Si eres nuevo en esto, empieza por darte pequeños espacios de tiempo en los que te comprometas a estar solo. Empieza por tomar una comida solo a la semana e intenta disfrutar de cada bocado, evita toda la tecnología hasta después de la ducha matutina o niégate a leer las noticias durante los primeros diez minutos del desayuno.

Practica la atención plena. Presta atención a lo que estás haciendo en el momento, incluso si vas en el transporte público o si estás realizando alguna tarea sencilla, como lavarse las manos. Observa como te sientes y deja de lado los pensamientos del pasado, las preocupaciones del presente o lo que viene en el futuro inmediato.

Concéntrate en la respiración.  Tener un único punto de referencia para concentrarse, como el movimiento de inhalar y exhalar puede tener un efecto calmante. Estar a solas puede causar ansiedad y miedo, lo que podría provocar que el corazón lata más rápido. La respiración profunda ayudará a disminuir el ritmo cardíaco.

Deja que vague tu mente. Nuestras mentes están constantemente trabajando, así que trata de no invertir demasiado tiempo en pensamientos errantes. Si un pensamiento de este tipo llega a tu mente, reconócelo, etiquétalo y déjalo ir.

Sé creativo. Si necesitas algunos estímulos externos para estar a gusto, una buena idea es escuchar música que jamás hayas oído o ponerte en contacto con tu lado creativo a través del dibujo y la pintura. De este modo amplias tu mente y aumentas las posibilidades de descubrir algo nuevo que te guste.

Escribe una carta. La experiencia de tomar papel y lápiz para escribirle una carta a alguien que te importa puede ser divertido y relajante. Considera la posibilidad de escribirte una carta a tí mismo. Imagínate como vas a ser dentro de 5 o 10 años y piensa en lo que quisieras decirle a tu yo futuro.

Con estas prácticas, pasando un tiempo a solas cada día, lograrás sentir una mayor sensación de bienestar. Se paciente, pues se necesita tiempo y puede resultar incómodo al principio, pero con el tiempo se hace más fácil.

Imagen | Lalit Shahane

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*