Desórdenes Alimenticios: las Causas

Causas de los Desórdenes Alimenticios

Hay muchos factores que pueden contribuir a los desórdenes alimenticios. Aunque los signos y síntomas de los trastornos de la alimentación giran en torno a temas de alimentación y peso, las causas de los desórdenes alimenticios son complejos y van más allá de lo que comes y la frecuencia con que te saltas los alimentos.

Los trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia, son causadas por una combinación de factores, incluyendo factores biológicos, sociales, psicológicos y culturales.

Desórdenes Alimenticios: causas biológicas

Los investigadores que estudian los trastornos alimentarios están continuamente aprendiendo sobre las causas de estos trastornos.

Los estudios en gemelos han demostrado que existe un componente genético implicado, y los hermanos de los pacientes con desórdenes alimenticios son más propensos a tener este tipo de problemas por sí solos.

Los estudios de otros factores biológicos se han centrado en dos químicos cerebrales: serotonina y norepinefrina porque están vinculados a la sensación de saciedad después de comer. Las endorfinas son sustancias químicas que se encuentran en el cerebro que se asocian con buenos sentimientos. Los investigadores han estudiado el papel de las endorfinas porque los pacientes con bulimia a menudo reportan una sensación de alivio y comodidad incluso después de provocarse el vómito.

Otra evidencia de una causa biológica de los trastornos alimentarios incluye los siguientes factores:

Anormalidades hormonales son comunes en las personas con trastornos de la alimentación, incluyen anormalidades en las hormonas producidas por la glándula tiroides y la glándula pituitaria.

Altos niveles de una hormona llamada grelina, lo que aumenta la sensación de hambre, se han encontrado en pacientes con anorexia y bulimia.

Los investigadores han encontrado anomalías cromosómicas específicas relacionadas con la bulimia y la obesidad.

Trastornos de la alimentación: las influencias familiares

Los niños y adolescentes con trastornos de la alimentación son más propensos a tener una relación estrecha pero conflictiva con sus padres.

Los adolescentes pueden usar su trastorno de la alimentación para desviar la atención de los problemas de su vida familiar, y puede usar el comer como una forma de asumir un cierto control de sus vidas. Los trastornos alimentarios pueden aumentar cuando los adolescentes ven a sus padres como negligentes o no tolerantes.

Otra evidencia de las influencias familiares son:

La investigación muestra que muchas chicas jóvenes con trastornos de la alimentación empiezan a tratar de bajar de peso porque sus madres les presionan para estar delgadas.

Las personas con anorexia o bulimia, frecuentemente tienen padres con problemas de alcoholismo o de abuso de drogas.

Las personas con bulimia frecuentemente tienen un padre que es obeso o era obeso cuando era niño.

Trastornos de la alimentación: Presiones Sociales y Culturales

Si buscamos problemáticas de desórdenes alimenticios en los países subdesarrollados, es probable que no los encontremos – pues aparecen casi exclusivamente en las sociedades industrializadas.

Nuestra sociedad envía repetidamente el mensaje de que lo delgado es hermoso. La publicidad frecuentemente hace mercadeo de programas para perder peso para mujeres jóvenes. En algunos lugares, incluso se tiende a valorar a las personas basadas más en la apariencia física que sobre otras cualidades.

La influencia de los medios de comunicación confirma la creencia de que el delgado es sinónimo de belleza y apoya las convicciones de los adolescentes con desórdenes alimenticios, en lo que refiere a que la pérdida de peso mejora la calidad de vida y hacer de ellos personas más dignas. La sociedad presenta modelos y personalidades que en versiones que no son posibles para la mayoría de las personas.

Trastornos de la alimentación: Factores Psicológicos

Los pacientes con anorexia (que esencialmente tratan de matarse de hambre) tienden a tener más personalidades obsesivas-compulsivas y no suelen ver a su trastorno de alimentación como una problemática. Los pacientes con bulimia (atracones y purgas) tienden a ser más emocionales e impulsivos que aquellos con anorexia, sin embargo, es más fácil que busquen tratamiento.

Otros factores psicológicos son:

Las personas con trastornos alimenticios tienden a tener baja autoestima, sienten una necesidad de control, y pueden sufrir de depresión y ansiedad.

Las personas con trastornos de la alimentación pueden tener un historial de abuso físico o sexual. Los estudios muestran tasas de abuso sexual de hasta un 35 por ciento en las mujeres con bulimia.

Los rasgos de personalidad tales como perfeccionismo, siendo retraídos socialmente, y tener altas metas de logro sin estar satisfechos son comunes en las personas con anorexia.

Trastornos de la alimentación: la presión de grupo

Muchas personas con trastornos de la alimentación tienen una historia de ser objeto de burlas por su peso cuando era un niño o un adolescente. La influencia externa adicional regularmente se presenta en forma de presión social de los amigos que incitan apermanecer delgado con el fin de mantener la popularidad o el estatus social. Sin embargo, la intimidación a  los adolescentes que no son delgados puede actuar como desencadenante en algunos casos, y no debe ser pasado por alto.

Hay muchas causas de los desórdenes alimenticios, y cuanto más entendemos las causas, mejor podemos hacer frente a este creciente problema. Recordemos que estos trastornos de la alimentación tienen graves consecuencias físicas y emocionales, pero el tratamiento está disponible. Si crees que tú, algún familiar o amigo tiene un desorden alimenticio, busca ayuda profesional para que reciba tratamiento.

Un comentario en “Desórdenes Alimenticios: las Causas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*