Diabetes: Mitos y Realidades

Diabetes: Mitos y Realidades

A pesar de la enorme cantidad de información médica ahora disponible al público, muchas ideas erróneas acerca de la naturaleza y el tratamiento de la diabetes aún persisten. Los siguientes, son los principales mitos y realidades de la diabetes.

Mito: Comer demasiada azúcar causa diabetes.

Realidad: Hace años, la gente la llamó “diabetes de azúcar”, lo que implicaba que la enfermedad era causada por comer demasiadas cosas dulces. Los expertos médicos ahora saben que la diabetes es provocada por una combinación de factores genéticos y estilo de vida. Sin embargo, el exceso de peso – que puede ser resultado de un consumo excesivo en alimentos azucarados altos en calorías – hace aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Si tienes antecedentes de diabetes en tu familia, tener un plan de alimentación saludable y hacer ejercicio con regularidad es lo recomendado para controlar tu peso.

Mito: Las personas con diabetes no pueden comer dulces o chocolates.

Realidad: Si se lleva un plan de alimentación saludable, en combinación con el ejercicio, los dulces y los postres pueden ser consumidos por personas con diabetes. No son más “prohibidos” para las personas con diabetes que para las personas sin diabetes.

Mito: Las personas con diabetes sólo pueden comer alimentos especiales para diabéticos.

Realidad: Un plan de alimentación saludable para las personas con diabetes es el mismo que para todos: bajo en grasas (especialmente las grasas saturadas y trans que se encuentran en la mantequilla, manteca de cerdo, productos lácteos ricos en grasa, carnes y aceites vegetales sólidos), moderado contenido de sal y azúcar, con comidas basadas en alimentos de grano entero, vegetales y frutas. Los alimentos que contienen azúcar  en sus versiones “Diabética” y “Dietético” no ofrecen ningún beneficio especial. También elevan los niveles de glucosa en la sangre, son generalmente más caros y también puede tener un efecto laxante si contienen alcoholes de azúcar.

Mito: Todos los diabéticos tienen que inyectarse insulina.

Realidad: La insulina inyectada generalmente sólo es necesaria para las personas con diabetes tipo 1, en la cual el cuerpo no produce su propia insulina. Las personas con diabetes tipo 2 suelen tener mucha insulina, pero el cuerpo no responde bien a ella. Algunas personas con diabetes tipo 2, especialmente si los niveles de glucosa en la sangre no están bien controlados, necesitan pastillas para la diabetes o inyecciones de insulina para ayudar a su cuerpo a usar la glucosa para obtener energía. Sin embargo, la mayoría de los casos de diabetes tipo 2 se pueden controlar sin medicamentos, con la pérdida de peso, la adopción de una dieta saludable, aumentando el ejercicio y otros cambios en el estilo de vida. (Por cierto, la insulina no se puede tomar en forma de píldora, ya que la hormona se descompondría durante la digestión al igual que las proteínas de los alimentos. La insulina debe inyectarse en la grasa debajo de la piel para que llegue a la sangre.)

Mito: Si tienes diabetes, tienes que permanecer lejos de los alimentos con almidón como el pan, las papas y la pasta.

Realidad: Los panes de grano entero, cereales y pasta, arroz integral y vegetales con almidón como las papas, camotes, guisantes y el maíz son parte de un plan de alimentación saludable y se puede incluir en las comidas y meriendas de los diabeticos. Estos alimentos, ricos en carbohidratos complejos, también son una buena fuente de fibra, que ayudan a mantener el sistema digestivo funcionando sin problemas. La clave es el tamaño de las porciones. La mayoría de las personas con diabetes deben limitarse a tres o cuatro raciones de hidratos de carbono complejos al día.

Mito: La diabetes tipo 2 afecta únicamente los niveles de azúcar en la sangre, disminuyendo la energía.

Realidad: La diabetes tipo 2 afecta a muchos sistemas y órganos diferentes del cuerpo, incluyendo el sistema cardiovascular, pudiendo dar lugar a un accidente cerebrovascular o enfermedad del corazón; los ojos, lo que puede dar lugar a condiciones desde sequedad ocular hasta enfermedades de la retina (retinopatía); los nervios, causando daños graves (neuropatía) que pueden requerir la amputación de miembros inferiores; los riñones, que fallan y requieren diálisis; y la piel, que puede llegar a ser propensa a las infecciones.

Mito: Sólo los adultos pueden desarrollar diabetes tipo 2.

Realidad: La diabetes es una de las enfermedades crónicas más comunes en los niños en edad escolar. Alrededor de 1 de cada 400 a 600 niños tiene diabetes tipo 1, a lo que anteriormente se llamaba “diabetes juvenil”, que es causada por la interrupción de la capacidad del páncreas de producir insulina. Sin embargo, en los últimos años, más y más niños y adolescentes tienen sobrepeso, por lo que cada vez más jóvenes están siendo diagnosticados con diabetes tipo 2.

Un comentario en “Diabetes: Mitos y Realidades

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*