Los Alimentos y la Diabetes

Los alimentos y la diabetes | bienestaraldia.net

Una dieta adecuada para controlar la diabetes debe tener como objetivo normalizar los niveles de azúcar en la sangre y lograr un peso normal de acuerdo a la edad, sexo y estatura. Es necesario recalcar que cuando una persona padece de obesidad, es primordial perder peso hasta alcanzar un peso normal y saludable, ya que es bien sabido que el sobrepeso está íntimamente ligado con la diabetes.

La dieta, el ejercicio regular  y controlar los niveles de insulina son los pilares esenciales para revertir de manera natural la diabetes.


Alimentos que deben consumirse y evitar para controlar la diabetes

Lo primero a considerar es que quien vive con diabetes debe llevar una dieta balanceada donde convivan las proteínas, los carbohidratos y las grasas en su justa proporción. Por ello es importante que se aprenda cómo debemos alimentarnos para poder controlar la diabetes y no sentir que estamos realizando una dieta que corremos el riesgo de abandonar al cabo de un lapso.

1. Evitar los azúcares simples

Es importante que quien ha sido diagnosticado con diabetes o pre-diabetes reduzca el consumo de los alimentos que aporten azucares simples (monosacáridos y disacáridos). Los mismos se encuentran presentes en dulces, pasteles, flanes, el azúcar y los productos elaborados con la misma. En cambio hay que optar por aquellos alimentos que aporten azucares complejos (polisacáridos) como los cereales, las semillas, los frutos secos y las legumbres.

2. Evite consumir pan y patatas

El pan y las patatas contienen un elevado índice glucémico, el azúcar que contienen estos alimentos es asimilado con más rapidez que la de los alimentos como los frutos secos y las legumbres. Además es necesario evitar el consumo de alcohol ya que el mismo eleva los niveles de azúcar en la sangre.

3. No consuma alimentos ricos en grasas

Es también necesario el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas saturadas. Además, hay que elegir siempre alientos ricos en fibras ya que estos ayudan a reducir el nivel de azúcar en la sangre. Puede consumir por ejemplo legumbres y panes integrales que no contengan salvado. Si debe elegirse una grasa para preparar los alimentos, la mejor opción es el aceite de oliva extravirgen y evitar los aceites refinados.

4. Prefiera los cereales integrales

Consuma cereales (trigo, arroz, avena, centeno, maíz etc.) y alimentos fabricados con sus derivados como panes y galletitas integrales. Estos alimentos aportan hidratos de carbono y son muy ricos en fibra.

5. Consuma vegetales y frutas

También es recomendado consumir diariamente verduras y hortalizas tanto crudas como cocidas y evitar fruta en lata o en almíbar y las jaleas y mermeladas exceptuando aquellas fabricadas explícitamente para diabéticos que no contienen azúcar. También puede consumir toda clase de legumbres (lentejas, garbanzos, habichuelas, etc.) ya que aportan una suma considerable de fibra.

6. Prefiera las carnes agras

En lo que se refiere a carnes, lo más recomendable en este asunto es que prefiera las carnes bajas en grasas como el pollo o pavo sin piel, conejo, perdiz, codorniz, paloma. Escápele a las carnes grasas, los salchichones, las entrañas, los ahumados y el cerdo. Si hablamos de pescados, puede consumir los considerados blancos y azules.

7. Evite los refrescos azucarados

Las bebidas como las gaseosas, las colas, los zumos comercializados, y demás refrescos contienen bastante azúcar, por ello es necesario tratar de evitarlas de la misma manera que el alcohol. Hay que recordar que las bebidas alcohólicas aumentan los niveles de azúcar en la sangre e interfieren con el buen control de los niveles de insulina.

La Diabetes y Las Grasas

Nuestro organismo precisa cierta suma de grasas. Los depósitos de grasa auxilian a resguardar los miembros internos, son una fuente agrupada de energía, constituyen parte de las mucosas de las células, fundamentalmente de las del cerebro y contienen vitaminas A, D, E y K.

Sin embargo no debemos olvidar que no todas las grasas son saludables. Las grasas provienen tanto de origen animal como vegetal. Las de origen vegetal y las del pescado son las más saludables para el organismo.

Las grasas se catalogan como saturadas y no saturadas. Las grasas saturadas son consistentes a temperatura ambiente (por ej. la manteca) las no saturadas son líquidas (los aceites).

Las grasas saturadas proceden principalmente de origen animal, no obstante, existen algunos frutos de origen vegetal como el aceite de coco que contiene este tipo de grasas. Las grasas se transforman en colesterol en nuestro cuerpo.

Un ejemplo de grasa saludable (mono insaturada) es el que prevalece en el aceite de oliva. Ejemplos de grasas poli insaturadas son las del aceite de maíz, el de girasol y el de azafrán.

Por otro lado, los ácidos grasos  conocidos como omega-3 están presentes en el pescado.

Si usted padece de diabetes debe evitar o restringir el consumo de grasas saturadas y preferir siempre las insaturadas ya que las mismas lo ayudarán a reducir el grado de colesterol en la sangre.

Más información | Sergio Russo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*